El mensaje de un difunto

¡Saludos monstruosos!

Nada más estrenar la sección Almas Errantes, ya disponemos de una spectracular historia narrada por su protagonista...Carolina.
¿Quieres saber de que se trata? 

Hola Eru, bueno, hoy acabo de ver tu entrada en tu blog, y como dices abajo del todo, me siento un poquillo identificada, lo que varias líneas más abajo te contaré, no se lo he contado a NADIE, ni a mis padres...

Bueno, voy a empezar:

Estaba con toda mi familia en la casa de campo (Yo la llamo así, en realidad, es la de mi pueblo xDD)
Bueno, tenía más o menos 9 años, estábamos en pleno invierno y mi pueblo, para entonces parecía un congelador. Yo estaba en la sala de estar al lado de la estufa para calentarme, en frente estaba la habitación de mi abuelo (Que en paz descanse) La habitación tenía cortinas,y las cortinas estaban corridas, en esto que se escucha un "clak" Nadie se inmutó, solo yo. De repente ese "clak" fueron acompañados de crujidos en el suelo y resoplidos. Yo me alarmé en seguida, pero nadie dijo ni miró a nada ni a nadie. Yo corriendo se lo dije a mi abuela, ella me respondió negando con la cabeza y continuando haciendo puntillo. Se lo dije a mi madre, ella se limitó a darme un beso en la frente y a seguir preparando la cena. Por último miré a mi perrita Lulú, un yorksai. Esta, estaba con las orejas levantadas y temblando, la cojí en brazos. Los pasos no cesaron, al revés, cada vez iban siendo más fuertes. Mi perrita y yo contenimos la respiración. Cerré muy fuerte los ojos, el ruido de la tele, el ruido de mi abuela haciendo puntillo, el ruido de la sartén, el ruido mi perrita respirando y todos los ruidos pararon, no se escuchó nada.

Abrí lentamente los ojos, todo estaba oscuro, no se podía divisar NADA. Pero al final, se divisaba una luz, una luz tipo "tétrica" Me acerqué a a luz, era una... Tumba. No quería mirar después, no quería saber nada de lo que se encontraba dentro. Una nana empezó a sonar, era la que cuando era una cría de 2 y 3 años mi abuelo me cantaba, para que yo me pudiera dormir, la nana era como si se reproduciese desde una cinta, el ruido era lejano, pero era bastante fuerte para que lo pudiese escuchar.

Me asomé por dentro de la tumba, había la fijura de alguien, pero estaba tapada por un manto negro. Lo quité lentamente, estaba mi abuelo, con los ojos cerrados, mi abuelo estaba pálido como un fantasma, no había duda, estaba muerto. Mi abuelo había muerto cuando yo tan solo tenía 5 añitos recién cumplidos. Me asusté mucho, y empecé a llorar. Cuando paré vi como lentamente mi abuelo abría los ojos y me miraba, sus ojos estaban rojos, pero su mirada era la misma de siempre, la misma que me conmovía y me impedía llorar. Mi abuelo se levantó y me agarró de la mano, yo quería retirar la mano por si me iba a hacer algo, pero no podía, mi mano estaba como dormida, empecé a gritar como si me estubiesen matando, volví a cerrar los ojos, me tiré así durante unos 10 minutos, después los volví a abrir. Vuelta a la normalidad, no estaba ni la tumba, ni nada, estaba con mi perrita en brazos, todo igual, menos porque mi perrita me había dado una ducha de babas perrunas xDD.

De repente Lulú se corriendo de entre mis brazos y se metió en la habitación de mi abuelo, para entonces la cortina no estaba corrida... Se escuchó un gemido, el de mi perrita. Mi madre se asomó y lo que vió la hizo gritar. Me asomé yo, mi perrita, mi pobre Lulú, estaba muerta, tirada en el suelo, en un charco de sangre... Deseé que todo hubiese sido una pesadilla, que de eso hubiese pasado... Cerré y abrí los ojos mil veces, pero todo seguía igual, mi perrita tendida en el suelo, y yo ahora de rodillas, junto a ella, abrazada a ella, a veces me daba la sensación de que movía la patita.

Después de haber pasado dos días, fué el entierro de mi perrita. Esta, estaba en una pequeña cajita de cartón. Mientras que la metían en su tumba, la nana volvió ha aparecer, el paisaje te tiñó de negro, como dos días antes, pero no estaba la tumba, se oían pasos detrás mía, creo que era mi abuelo, no lo logré ver, ni él se dejó ver, solo me susurró al oído: "Siempre estaremos contigo" Esa frase se me quedó grabada. Todo volvió a la normalidad...


Ahora cada vez que voy con mi madre a limpiar la tumba, juego con mi perrita Lulú, parecerá de locos, pero siempre que voy la veo, está igual que siempre...

Al día siguiente del entierro, se lo conté a mi mejor amiga, pero solo la dije lo de que veía a mi perrita en el cementerio, esta me tomó por loca, se lo dijo a todo el colegio, y mi colegio me insultaban y me empujaban diciendo "'¡Enga, vete con tu perra al otro barrio, loca de mierda!" Pero yo sabía que no estaba loca...

Pasados los años (2 años más o menos) ya todo se olvidó, pero sigo viendo a mi perrita, pero he tomado la siguiente decisión "Mis visiones y mis pensamientos se quedan conmigo"


Si te sientes identificado/a con lo relatado y deseas dar a conocer tu experiencia con el Más Allá, no dudes en escribir a thelordoftherings@hotmail.es 

5 comentarios:

  1. Que miedo!! Esque estoy en mi cuarto con todo apagado con el ordenador asta he tenido que encender la luz!! Nooo pesadillas noo!! :'(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tranqui monstruito! Lo último q deseamos es provocarte miedo.

      No obstante, has de saber q no todas las personas tienen esa capacidad de percibir la energía q desprenden los no-vivos. Asi pues... no temas >_o

      Eliminar
    2. No todos tienen esa posibilidad,pero una de mis ex-amigas sí:cuando sus familiares más cercanos fallecían,al cabo de unos días(después del entierro),la podías observar hablando sola,con la mirada perdida(como cuado miras algo como una bolsa transparente,que pareciera que miras al "otro lado").
      Yo tuve una experiencia "paranormal" en lo de una de mis amigas,cuando se lo conté,me trató de loca,y se lo dijo a todo el que conocía y como teníamos amigos en común,quedé como "la loca del barrio".

      Eliminar
  2. esto es triste y bonito a la vez,me hizo llorar os lo juro,de esta pagina para mi esta historia es la mejor.

    ResponderEliminar
  3. DRACUYAMILA11:51 p. m.

    hola, estuve leyendo estas historias y me han llegado al corazón; yo también tuve una experiencia "anormal" pero no es de miedo. luego creo que las enviare

    ResponderEliminar